Si desea adquirir impresiones de estas obras por favor use el formulario de contacto y nos comunicaremos con usted
¿En qué piensa el otro cuando mira en la misma dirección a donde yo miro?¿Vemos lo mismo? ¿Cuál es la historia que sucede en una instantánea? ¿Cuál es el encanto de lo oculto, de lo escondido, de lo sugerente, lo que no está en lo explícito y lo evidente?
Estas preguntas se las plantea el fotógrafo cuando captura momentos a espaldas de otros, esa espalda olvidada, la que nunca vemos, la que alguien que no sabemos nos la está observando. Al plantearse las preguntas busca que otros también se las hagan, otros que, a sus espaldas, lo observan sin que él se entere. Otros que intentan descubrir las historias que envuelven a los personajes en las fotografías y que a la vez tratan de entender lo que el fotógrafo pensaba al capturarla.

¡Oye! Alguien te observa.
¡Mira! El paisaje es más bonito hacia el otro lado, a tu espalda! ¡Date la vuelta!
¿Sabes? No sé si la historia que me imagino es la misma que tú inventas. Y no sé si sea la verdadera.
Para toda la humanidad, excepto nosotros mismos, somos parte de los otros.
Es un ensayo sobre la inventiva humana, la que construye historias completas a partir de un instante capturado en un papel. En ocasiones con la ayuda de una frase, un comentario, un insulto, el titular de una noticia, puesto ahí inocentemente. O tal vez no tanto.
Es también una reflexión sobre lo privado, lo escondido, las vidas detrás de las persianas, detrás de las pestañas. La que ocurre en nuestra mente y en la ajena. La vida que apenas se ve. ¿Hasta dónde nos atrevemos a entrar en la vivienda ajena? ¿Hasta dónde (re)construimos la vida de los otros a partir de la nuestra, de nuestros planos, de nuestras medidas?
Y un atisbo del poder de persuasión del arte, valioso tanto por lo que oculta como por lo que muestra



La exhibicón de estas obras en Ciudad de México en octubre y noviembre de 2017 se realizó en homenaje a Miguel Camacho Castaño. Fue, con Pía Burgos, el primero en proponer que hiciéramos una exhibición de mis fotografías. No alcanzó a ver más que el primer ensayo en la pared de mi apartamento cuando aún no estaban escogidas las definitivas.
Back to Top